09.12.2022
Argentina

Máximo Kirchner se refirió a la situación de Argentina: “No es el país en el que uno quiera vivir”

“Creo que Cristina no va a ser candidata”, expresó el diputado nacional por el Frente de Todos (FdT) y referente de La Cámpora Máximo Kirchner. En esta línea, consideró que el oficialismo “hoy no tiene” postulantes y le envió un mensaje a Alberto Fernández: “Creo que él ha dicho que sí, pero es raro que un presidente compita en una PASO”.

En cuanto a la oposición, anticipó que el candidato de Juntos por el Cambio será el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: “Yo creo que sí, hay que ver si le pierde el miedo a (Mauricio) Macri”.

En relación al incidente ocurrido con Cristina Fernández, Máximo recordó qué estaba haciendo el pasado 1 de septiembre y cómo se enteró del intento de atentado a CFK, cuando Fernando Sabag Montiel –miembro de “la banda de los copitos”– le gatilló dos veces sin éxito con un arma Bersa calibre 32 mientras la vicepresidenta saludaba a un grupo de militantes en la puerta de su casa en Recoleta. “Yo me había ido a comer a la casa de unos buenos amigos y ni bien llegué a los 5 o 10 minutos me suena el teléfono, veo que es el secretario de Cristina y, digo, bueno, lo atiendo en un ratito porque justo estaba en el medio de una charla. Había llegado a las 10 de la noche. Luego llamaron a otro teléfono… no es el país en el que uno quiera vivir”, explicó el referente de La Cámpora.

Por otro lado, comentó por qué no usa chaleco antibalas y sostuvo que tampoco tiene custodia persona. “No podemos resignar la manera de hacer política en Argentina. Si yo me tengo que subir a un acto con un chaleco, no es el país en el que yo quiero vivir”, dijo y aclaró: “Lo rechacé, pero ni por valiente ni por nada sino por convicciones, yo no quise custodia a partir de diciembre de 2019 (cuando el Frente de Todos asumió el poder y él su banca como diputado)”.

El legislador también se refirió al vínculo entre Jonathan Morel, líder de la organización antikirchnerista Revolución Federal, y el grupo Caputo, la empresa de Nicolás Caputo, “hermano del alma” del expresidente Mauricio Macri y quien le habría pagado por sus servicios como carpintero. “Parece que los muebles que contrató Caputo no son de buena madera”, ironizó de entrada Kirchner y continuó: “Cabe preguntarse qué sucedería si fuera al revés, y si yo hubiese aprendido carpintería por YouTube”.

En una nota con la revista Anfibia, Morel dijo haberle hecho dos facturas: una por un millón de pesos y otra por 760 mil, por un encargue de muebles para un edificio en Añelo, Neuquén, aunque sin brindar muchos detalles sobre cómo se formó ese vínculo comercial. En el marco de una investigación que busca la relación entre dichos cobros con los escraches a Cristina a través de las redes sociales y en distintas manifestaciones.

En cuanto al escenario económico, uno de los frentes de mayor complejidad que tiene el país a raíz de la inflación, la falta de dólares, el empleo no registrado y la caída del poder adquisitivo de los salarios, Máximo recordó el día que comenzó el gobierno de Macri: “Después del 9 de diciembre de 2015 la Argentina entró en un tobogán del que no salió más”, marcó al respecto. En paralelo, aunque reconoció las dificultades del contexto, ponderó el desempeño del actual ministro de Economía, Sergio Massa, uno de los principales acreedores políticos de la coalición oficialista y sentenció: “Está administrando las consecuencias de la gestión económica anterior. Tiene un conocimiento enormemente superior del Estado al de Martín Guzmán”. El exministro egresado de la UNLP fue resistido por el kirchnerismo y la propia CFK, por lo que su salida del gobierno alegró al sector que encabeza el legislador.

Comentarios