08.12.2022
Buenos Aires

En medio de la fuerte crisis que atraviesa la provincia, Kicillof gasta casi $2.000 millones en canastas navideñas

En un contexto turbulento y en el que poco se sabe acerca de los próximos pasos de Axel Kicillof, el gobernador de la provincia de Buenos Aires intentará mejorar su imagen a partir del combo Mundial de Qatar-Navidad. Nombramientos que pasen desapercibidos y gastos exorbitantes para agasajar a la administración pública, serán algunas de las estrategias a utilizar para sumar la mayor cantidad de adeptos posibles antes de las vacaciones de verano.

De esta manera, Andrés “Cuervo” Larroque tiene el visto bueno para comenzar con la compra de las cajas navideñas que los gobiernos regalan año a año. En respuesta, el ministerio de Desarrollo de la Comunidad desplegó el proceso de compra Nro. 532-0441, que busca confeccionar nada más (y nada menos) que 1.5 millones de canastas para entregar pocos días antes de las fiestas.

Cada una incluirá un pan dulce, garrapiñada de maní, turrón de maní y peladilla de maní. A pesar de que, hasta el momento, no se incluyó en la compra ningún tipo de bebida, el monto a gastar es considerable y no son pocos los que comenzaron a acusar a Larroque de lanzar una compra con sobreprecios.

En total, el ministerio de Desarrollo de la Comunidad estableció un presupuesto de casi 2.000 millones de pesos para las canastas navideñas. Específicamente, unos 1.853.610.000 pesos, que se traducen a un gasto de 1.235,74 pesos por ítem.

Mayoristas de los productos incluidos en las canastas de Larroque aseguraron que “sin las bebidas, y teniendo en cuenta primeras marcas, la canasta debiera tener un costo de entre 950 y 1.000 pesos, lo que implica un sobreprecio de 250 pesos por caja. En apariencia, dicho sobreprecio en menor, pero multiplicado por la cantidad de cajas, son 375 millones de pesos de más”.

El exagerado gasto no es casual. Diciembre se presenta a priori como un mes complejo para el oficialismo, que vio fracasar todas sus estrategias para contener la inflación o apuntalar el empleo, por lo que se esperan numerosas manifestaciones de descontento en las calles. En este escenario, Kicillof repetirá la estrategia del 2021, cuando invirtió más de 1.200 millones de pesos en canastas navideñas para las organizaciones sociales, con el objetivo de “contener la bronca”.

De acuerdo a fuentes oficiales, la entrega de las mismas se planificará y articulará con las organizaciones sociales “amigas”, que tendrán así la oportunidad de quedar bien con sus seguidores e intentar afianzar una alianza que se muestra cada día más endeble.

Comentarios