21.10.2018
Buenos Aires

EDELAP elude responsabilidades ante el estado crítico de salud de un joven electrocutado en Romero

La empresa proveedora de energía eléctrica de la Región, EDELAP, utilizó el argumento de un barrilete enredado en los cables para justificar el trágico episodio por el que el joven Marcos Molina sigue internado en grave estado con el 60 % de su cuerpo quemado.

La defensa de la víctima dio una versión que contrasta con la difundida en algunos medios: “Recibió una descarga de un arco voltaico generado por un cable de alta tensión”, explicó  Diego Dousdebes, defensor del joven cuya vida corre peligro. “EDELAP quiere silenciar el caso con versiones falsas e inverosimiles”, completó el letrado. 

Además, la familia de Molina describió que el barrilete en cuestión estaba a más de 100 metros del lugar donde ocurrió la terrible descarga. Y los vecinos del barrio coincidieron en que minutos antes se había producido un corte de luz general, hecho frecuente en esa zona.

Técnicos en electricidad consultados por los familiares conjeturaron que la electrocución se podría haber producido por fallas en sistema de prevención de descarga eléctrica, por lo que la corriente hizo masa en el cuerpo del joven.

Mientras la justicia investiga si se trató de un accidente o un incidente, la víctima de 20 años, empleado del frigorífico de Gorina, padece las graves secuelas de la electrocución. Está internado en el hospital San Martín.

El hecho ocurrió el sábado pasado al mediodía, cuando Molina salió de su casa en 526 entre 159 y 160, en la localidad platense de Melchor Romero, para pasear a su perro.

La causa  -caratulada como “lesiones por accidente”- tramita en la UFI 8 del Dr.Teson con intervención del juzgado de garantías nro. 3 del Dr. Darle, bajo el nro. De  IPP 39823/18

Comentarios