13.12.2019
Buenos Aires

Los negociados y despidos en las cooperativas de La Plata desnudan la faceta macrista-bruerista de Garro

Toda una campaña marcando la diferencia con la gestión pasada, pero al final Julio Garro que logró el batacazo electoral al derrotar nuevamente a Florencia Saintout hizo lo mismo en su gobierno que su antecesor Pablo Bruera  

A los pocos días de haber ocupado el sillón municipal, el alcalde macrista cesanteó a 2500 trabajadores. La protesta de los despedidos en las adyacencias al palacio municipal no tardó en llegar y terminó con una feroz represión, que incluyó varios heridos de balas de goma.   

Pero las tomadas de pelo y la exclusión a los cooperativistas se repitieron a lo largo de su gestión, como el absurdo bono de $1500 para que puedan paliar la crisis a la que sometió el gobierno de Cambiemos. Incluso, una vez consumada la reelección, Garro se “olvidó“ de su promesa de que “nadie se iba a quedar sin trabajo“,  agarró  la escoba y limpió a más de 500 cooperativistas.   

Sin embargo, una denuncia penal en su momento por parte de la concejal radical Florencia Rollié puso en la lupa al Gobierno local al pedir a la justicia que investigue un presunto fraude de la administración pública, precisamente sobre la existencia de manejos irregulares en las contrataciones que el municipio realiza a diferentes cooperativas.  

Los fondos públicos ascienden a un monto de $1.153 millones que, para la edil, fueron gastados en cooperativas “sin explicación” entre 2016 y 2017. “El intendente Garro es preso de su mismo razonamiento” porque en ese lapso “le cabe la misma acusación que él le formulara a su antecesor Bruera”.   

Rollié, en su papel de piedra en el zapato para el oficialismo, solicitó expresamente que “se investigue la ruta de dicho dinero, se determinen responsabilidades administrativas, fiscales y penales y se recupere todo dinero mal habido fruto del aporte de los contribuyentes”.   

A las pintadas que hay en diversos puntos de la capital bonaerense con la leyenda de Garro es (Mauricio) Macri, habría que sumarle que Garro es Bruera porque, como dice el refrán, “en boca de mentiroso, lo cierto se hace dudoso“. 

Ahora la incógnita pasa por cómo será el segundo mandato de Garro. ¿Cumplirá con sus promesas o al final a las palabras se las llevará el viento? 

Comentarios