23.09.2020
Argentina

Guzmán habló de “responsabilidades compartidas” entre el macrismo y el FMI por la deuda

El Ministro de Economía de la Nación participó de una sesión informativa especial convocada para analizar la nueva ley de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, respondiendo consultas de los legisladores presentes en la Cámara baja. 

A lo largo de su presentación, el funcionario de Alberto Fernández desarrolló los lineamientos principales del análisis de sostenibilidad de la deuda pública, cronograma y futuro de la deuda pública argentina. “Hoy Argentina vive una profunda crisis económica y social. El país padece una carga de deuda insostenible que, de no resolverse, profundizaría el descalabro macroeconómico y el descalabro que el país ha venido experimentando”, afirmó el Ministro. 

Guzmán agradeció el respaldo de los diputados y senadores para la ley de sostenibilidad de la deuda y describió el duro cuadro económico y social en el que está inmerso el país con números precisos: “En los últimos 2 años 465.000 argentinos han entrado en situación de indigencia. La pobreza ha aumentado desde 2017 al 2019 del 28.6% al 35.4% y sigue escalando. Más de 2 millones de personas han caído bajo la línea de pobreza en los últimos 2 años. El producto cayó en 3 de los últimos 4 años. La caída acumulada es superior al 4.5% en los últimos 2 años. El producto industrial se viene desplomando. La inflación alcanzó el 52.9% en 2019. Año a año ha habido una divergencia muy fuerte entre las metas de inflación anunciadas de lo que fue la inflación”. 

Además, sostuvo que en los últimos dos años hubo “un brutal crecimiento de la deuda pública”, y precisó que esta pasó “del 52.6% del PBI en 2015 al 88.8% en 2019”. En este sentido, alertó que “al país lo pisa la carga de deuda” y consideró que “los países con estas crisis no salen hasta que les dejan de pisar la posibilidad de crecer. Es una condición absolutamente necesaria para romper una dinámica de recesión que se profundiza sacarse de encima esa carga de deuda que no se puede pagar”. 

“Esto es la consecuencia de que hubo en esquema económico que en cierto momento generó optimismo en los mercados internacionales y que resulto muy lejos de ser exitoso para darle consistencia a un proceso de desarrollo. Es la consecuencia, sencillamente, de un colapso muy fuerte de un esquema económico”, reflexionó. 

Tras reiterar que la deuda es “insostenible” anticipó que el país se encamina a una reestructuración profunda y admitió que esa renegociación causará “frustración en los acreedores”. 

En esa línea, consideró que “los escenarios que están planteando no suenan tan optimistas, pero sí realistas. La situación es dura, si se dejase la inercia recién en 2026 la economía podría alcanzar el equilibrio fiscal”. Y agregó: “En 2020 no es realista ni sostenible una reducción del déficit fiscal. No se está apuntando a esto”. 

Comentarios